fbpx

El jamón ibérico es una auténtica joya gastronómica que merece ser tratada con el mayor cuidado y respeto. Su exquisito sabor y textura requieren de una correcta conservación para garantizar una experiencia culinaria inigualable.

En esta entrada de blog, te presentaremos seis trucos infalibles que te ayudarán a conservar tu jamón ibérico en óptimas condiciones, para que puedas disfrutar de su sabor excepcional en cada bocado.

1. La temperatura es la clave.

El primer truco y quizás uno de los más importantes es mantener una temperatura adecuada para conservar el jamón ibérico. La temperatura ideal se sitúa entre 15 y 20 ºC. Es esencial evitar cambios bruscos de temperatura, ya que pueden afectar la calidad y el sabor del jamón. Busca un lugar fresco y seco en tu hogar para almacenarlo, lejos de fuentes de calor o de la luz solar directa.

2. Protege de la luz y del aire.

El jamón ibérico es sensible a la luz y al aire, ya que ambos elementos pueden acelerar su deterioro. Es recomendable envolver el jamón en papel film o en un paño transpirable para protegerlo de la luz. Además, es importante utilizar un soporte o jamonero que permita que el jamón respire, evitando la acumulación de humedad.

3. Controla la humedad.

La humedad es otro factor fundamental para conservar el jamón ibérico en óptimas condiciones. La humedad relativa ideal se encuentra entre el 60% y el 70%. Un ambiente demasiado seco puede hacer que el jamón se reseque, mientras que una humedad excesiva favorece la aparición de moho. Utiliza un higrómetro para controlar la humedad de la zona donde guardas el jamón y, si es necesario, coloca recipientes con agua para mantener el equilibrio adecuado.

4. Limpia el jamón adecuadamente.

Antes de empezar a cortar el jamón, asegúrate de limpiarlo adecuadamente. Retira el exceso de moho o suciedad con un paño seco y limpio. Si es necesario, puedes utilizar un cepillo suave para eliminar cualquier impureza que pueda haber quedado en la corteza. Después de cada corte, es recomendable cubrir la zona expuesta con papel film o con la propia grasa del jamón para evitar su oxidación.

5. Corta el jamón correctamente:

Para disfrutar al máximo del jamón ibérico, es esencial utilizar un cuchillo jamonero. Este tipo de cuchillo cuenta con una hoja larga y flexible que permite realizar cortes precisos y uniformes. Recuerda que el corte debe ser realizado de manera fina, siguiendo la dirección de las vetas de grasa para potenciar su sabor y textura.

6. Utiliza el soporte más adecuado.

El último truco para conservar correctamente el jamón ibérico es elegir el soporte adecuado. Un buen jamonero permite que el jamón esté en posición horizontal, con la pezuña hacia arriba, de manera que los jugos puedan distribuirse de manera uniforme por toda la pieza. Además, el soporte debe permitir que el jamón respire, evitando la acumulación de humedad.

 

En conclusión, el jamón ibérico es un verdadero manjar y conservarlo adecuadamente es clave para disfrutar de su sabor excepcional. Siguiendo estos seis trucos, podrás garantizar una conservación óptima y prolongar la vida útil de tu jamón ibérico. Recuerda cuidar la temperatura, protegerlo de la luz y del aire, controlar la humedad, limpiarlo adecuadamente, utilizar un cuchillo jamonero para el corte y un soporte que permita su correcta distribución.

×