Diferentes tipos de Jamón Ibérico

JAMÓN IBÉRICO DE BELLOTA.

Es la más alta de las categorías. Para que un jamón sea ibérico de bellota, tiene que proceder de un cerdo que haya sido criado en la dehesa durante toda su vida. La alimentación del cerdo será a base de hierbas y piensos, pero tendrá que alimentarse de bellota durante el proceso de montanera o engorde, que dura de 2 a 4 meses y transcurre entre el 1 de octubre hasta el 15 de diciembre. Es decir, tiene que haber estado un mínimo de 60 días comiendo bellotas y engordar en este periodo, un mínimo de 46 kg.

+ Leer más

Finalmente, el cerdo debe de tener un mínimo de 14 meses para poder ser sacrificado.

Jamón ibérico de cebo de campo.

Por debajo de la categoría “de bellota” nos encontramos la de “cebo de campo”. La diferencia es el lugar de cría, el porcentaje de pureza de la raza y la alimentación del cerdo.

Al contrario que como podía ocurrir con el ibérico de bellota, no existen cebo de campo 100% ibéricos. Eso sí, deberán tener una pureza de al menos un 50%, y esta será indicada tras la categoría correspondiente. Esta es la principal diferencia que encontramos entre el jamón ibérico de cebo de campo y el de bellota.

Estos cerdos se crían alimentados de piensos, pero en la fase de montanera tienen que estar viviendo un mínimo de 60 días al aire libre y alimentándose de bellotas y recursos de la dehesa, aunque también se alimenta de piensos, cereales y legumbres.

Jamón ibérico de cebo.

Proviene de los mismos cerdos cruzados al menos en un 50% con un cerdo ibérico que los jamones ibéricos de cebo de campo, y la diferencia es que viven en cautividad y no en la dehesa. Si el cerdo pesa más de 110 kg. Requiere un mínimo de 2 metros cuadrados.? El cerdo debe de tener un mínimo de 10 meses antes de su sacrificio.











Grupo Montesano
Maestros Jamoneros